miércoles, 30 de marzo de 2011

Modificación de la imagen propia

El nivel personal de autoestima determinara, enormemente, el nivel de las ventas, así como lo feliz, positiva y optimista que la persona se sienta. Cualquier cosa que pueda usted hacer para ampliar su autoestima producirá un efecto de mejora en cualquier aspecto de la vida.
Cuanto mejor se actúa, mejor se siente uno, y cuanto mejor se siente uno, mejor se actúa de un modo positivo y profesional la persona que así lo haga se vera a si misma positiva y profesional.
Si se actúa como se supone lo debe hacer un gran vendedor, en todo el sentido del término, las personas nos trataran como si fuésemos un gran vendedor.Si uno se ve a si mismo como un vendedor que gana 50000 euros al año, no importara el estado de la economía, la competencia, ni las condiciones del mercado, nada será un obstáculo para que logre realizar suficientes ventas como para ganar esos 50000 euros.
La modificación en la imagen propia, es sin duda, la clave para activar el potencial de ventas de cada uno.
Existen siete formas distintas por la que los grandes vendedores, se ven a si mismos y responden, en función de ellas, a sus clientes potenciales y reales. Estas formas se agrupan en siete pasos que permiten afianzar la imagen propia o la autoestima. A medida que se conforma y clasifica la imagen propia para compararla a la del mejor vendedor que se pueda imaginar, se aprecian mejoras en los resultados de venta de forma mas rápida y mas previsible que con ningún potro mecanismo.

VERSE A SI MISMO COMO SU PROPIO EMPLEADO
La primera y más importante cualidad o imagen propia, es la actitud de sentirse como si fuera su propio empleado.Si usted se ve a si mismo como si mismo como el presidente de su propia corporación
de ventas, ese sentimiento, será la extensión natural de su aceptación de la responsabilidad que tiene cualquier persona y también la aceptación de su futuro profesional.
Si la autoestima es el pilar básico del éxito en las ventas, la responsabilidad sobre sus propios actos es el segundo en importancia. Cuanto más se gusta uno, más responsabilidad se acepta en la vida, y viceversa, cuanta mas responsabilidad se acepta mas se gusta uno.
Cuando se acepta la plena responsabilidad por todo lo que a uno le pueda ocurrirse deja, de forma casi automática, de quejarse de los demás y de buscar excusas ante cualquier tipo de disfunción. Uno se dice: ‘sí tiene que ser así, tan solo depende de mi’.
El pero error que se puede cometer en la vida es pensar que se trabaja para un tercero.La imagen mas importante y prioritaria de la persona que se debe desarrollar es la de verse a si mismo como auto responsable y como su propio empleado. A parte de este simple cambio, uno estará completamente a cargo de todo lo que le ocurra y será responsable de cambiarlo o mejorarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario